Cuando tenemos una herida, la forma correcta de cuidarla es por medio de suturas, esto lo tiene que evaluar un experto, ya que depende de la profundidad y el tipo de corte.

Las heridas que involucran estructuras profundas (p. ej., nervios, vasos sanguíneos, conductos, articulaciones, tendones, huesos) y aquellas que cubren áreas extensas o involucran la cara o las manos pueden requerir técnicas de reparación específicas o derivación a un especialista quirúrgico.

Las infecciones de heridas postoperatorias son complicaciones típicas que ocurren después de la cirugía. Por lo general, se desarrollan a través de la entrada de patógenos, en su mayoría bacterias, a través de la piel o las membranas mucosas en el sitio quirúrgico.

La cantidad de bacterias o virus necesarios para causar una infección es mucho menor alrededor del material de sutura. Por lo tanto, la probabilidad de infección a través del material de sutura es alto en áreas corporales con alta colonización bacteriana

Técnicas de prevención:

Uso de mascarilla, lentes de seguridad, gorros, batas y guantes

Uso de gasas estériles

Aplicación de solución antiséptica

Esterilización de todos los materiales utilizados para vendar la herida

Síguenos para más información acerca de suturas y material quirúrgico.